jueves, 27 de diciembre de 2007

Randolfo Ariostto Jiménez

Nada superior a tu pureza

Trasplantando interoceánico
los andamios del planeta

Me basta un bocado de arena
entre las manos
y el agua coagulada en la ciudad

Colmado de vida hasta los tuétanos
regresas de lo profundo de la muerte
te ríes de los fantasmas de las cosas

Renacer del polvo
es empezar a comprender
la vida de la muerte

¿Qué hacer con tanta paz
para nosotros…