sábado, 25 de agosto de 2007

Juan Nicolás Tineo


Poemas XIX y XX del poemario “Versos en cautiverio”



Poema XIX

Acepté pasivamente
verla cuando ella quiso.

Disfrute el cuerpo
y su arte culinario.

Convertido en sanguijuela
absorbí cuanto pude.

Ofrecí lo que quise
fui hombre, egoísta


Poema XXI

Surcando el sendero nuevo
me detengo horizontalmente
en la planicie del cuello húmedo y sediento
a contemplar la cara ingenua
convertida en agua deslizándose
en la superficie del espejo
que proyecta distorsionadas
imágenes de su interioridad.